El síndrome del impostor

¡Bienvenidos amigos lectores a nuestro querido blog de IT! Por exigencias del guión que escapan a mi compañero Merkury y a mí, hemos estado casi un mes desaparecidos. Pero no os abandonamos, somos conscientes de que esperáis nuestros rooties semanales y no nos olvidamos de vosotros.

Welcome back

Para nuestra vuelta no os voy a aburrir con un post teórico de base de datos o frameworks de esos. Hace unos días leí en un foro un interesante artículo y me apeteció compartirlo con vosotros.

La idea de este rootie es proporcionaros una lectura amena y cómoda, necesito algo que impacte, que llame la atención, que la gente diga «anda, ¿y esto?» y os invite a leer. ¿Cómo pretendo conseguirlo? Vamos a hablar sobre un tema psicológico que afecta a muchos profesionales de diferentes sectores.

Introducción

¿Alguna vez has sentido que eres un fraude? Nos pasa desde pequeños. A pesar de sacar buenas notas, conseguir logros profesionales, obtener sendos reconocimientos… muchas personas tienen eventualmente -o continuamente- la sensación de que van a ser desenmascaradas. Si nos ceñimos a una definición más técnica, la wikipedia nos dice que

El síndrome del impostor, a veces llamado fenómeno del impostor o síndrome de fraude, es un fenómeno psicológico en el que la gente es incapaz de internalizar sus logros. No es una enfermedad mental oficialmente reconocida, pero ha sido el sujeto de numerosos libros y artículos por psicólogos y educadores.

síndrome del impostor
¿qué cara tenemos?

El síndrome del impostor

Aquella persona que sufre el síndrome del impostor suele desmerecer sus méritos y logros. Pensando que está engañando a todos y correr el riesgo de ser tachado como un farsante. Éste tipo de personas le atribuye su éxito a factores externos, como la buena suerte.

Si enfocamos este problema al ámbito profesional, una explicación parcial podría ser que a medida que progresamos en cierta área, más conscientes nos volvemos de las limitaciones de nuestro conocimiento y habilidades. Algunos estudios psicológicos han sugerido que dos de cada cinco personas se consideran a sí mismas impostoras en algún momento de sus vidas.

Parece un problema de tener baja autoestima, sin embargo va más allá de un simple caso de inseguridad. Se relaciona mucho más al campo de los logros y a un sentimiento constante de inmerecimiento de éxito.

Ésto resulta un gran problema, impide que gente muy válida siga progresando. Puede reprimir a las personas, haciendo que tengan miedo de ir por mejores puestos.

¿Afecta a los desarrolladores?

Sí, amigo. Por desgracia no nos escapamos, no somos entes prodigiosos exentos de problemas psicológicos. En el mundo dev ocurre cuando estás totalmente convencido de qeu todos los demás programadores con los que trabajas son más inteligentes y talentosos que tú.

Es común escuchar a muchos gurús del mundillo hablando sobre sus verdades absolutas y universales. ¿Por qué algunas personas tienden a defender a capa y espada que un lenguaje es es mejor? Este tipo de situaciones, entre otras, son las que hacen caer a la gente en el síndrome del impostor. Suele llevarnos a incertidumbre que otros colegas profesionales hablen de algo que desconocemos y afirmen que es lo mejor.

Por otra parte, las mujeres programadoras confiesan frecuentemente que padecen el síndrome del impostor. De hecho, fue documentado por primera vez como síntoma en mujeres exitosas. También es el tema central en muchos libros orientados hacia las mujeres. Pero cada vez más programadores varones dicen sentirlo también.

Estas personas tienden a aplicar estándares extremadamente altos a sí mismos, pero no a los demás. El síndrome del impostor es común en las profesiones donde el trabajo es revisado por pares. Escribir software es tan sólo un campo de tantos, especialmente escribir software de código abierto donde cualquier persona puede ver el código y modificarlo.

La trampa del síndrome del impostor es que los programadores piensen que necesitan trabajar más para llegar a ser lo suficientemente buenos. Eso significa pasar más tiempo programando – todo el que sea posible – y asumir una cada vez mayor cantidad de proyectos. Esa sensación se denomina el síndrome del verdadero programador..

Para el 2011, el movimiento del verdadero programador ya estaba tomando fuerza. Ese año una discusión aparecida en la red social de programación StackExchange causó un revuelo tremendo, cuando un individuo preguntó: «Yo no programo en mi tiempo libre. ¿Esto me hace un mal desarrollador?»

síndrome del impostor

La conclusión general fue que se puede ser un buen desarrollador si solamente se trabaja durante las horas normales de trabajo, pero que «los más grandes desarrolladores programan durante sus horas libres también».

Consejos para superarlo

Cada persona es un mundo y si padeces este síntoma depende exclusivamente de ti dejarlo atrás. Tu vida cambiará.

No obstante os vamos a sugerir una serie de consejos que esperamos os sean de ayuda y podáis llevar a la práctica:

  • Acepta las críticas constructivas que los demás hagan sobre ti.
  • Reconoce que algo has tenido que ver en tu éxito o en tus logros. No todo ha llegado por azar.
  • No te compares con los demás. ¿Qué sentido tiene? Somos diferentes.
  • Céntrate en proporcionar valor a la empresa, aporta ideas, sé dinámico, ayuda a conseguir trabajo en equipo…
  • Equivocarse no es malo. Lo malo es equivocarse dos veces en lo mismo.
  • Y por último, no te comportes como un impostor, ¡no lo eres!

éxito

 

Espero que os haya entretenido este rootie psicológico amigos. Si tenéis alguna pregunta o comentario no dudéis en escribirnos, tanto por aquí o por nuestras redes sociales. Contestaremos con toda la naturalidad del mundo.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *